¿Cuál es la diferencia entre esencia aromática y aceite esencial?

Aunque las esencias aromáticas y los aceites esenciales comparten la función de perfumar, distan mucho de ser lo mismo. Sus principales diferencias se basan en su composición, sus propiedades y, de cara al consumidor, en su precio. En este artículo vamos a profundizar en qué es la esencia aromática y qué es el aceite esencial y, lo más importante, en qué divergen.

La principal diferencia es que las esencias aromáticas se elaboran principalmente a través de la síntesis de productos químicos en los laboratorios. Su principal objetivo es perfumar y, para ello, imitan el olor de elementos presentes en la naturaleza (flores, frutas, madera…) y de cualquier otro elemento (caramelo, café, gominola…). Las esencias aromáticas no tienen las propiedades de los aceites esenciales: se limitan a perfumar.

Por el contrario, los aceites esenciales se utilizan, además de para impregnar de buen olor, para favorecer el bienestar físico y mental, como parte de la aromaterapia. Estas esencias puras se extraen de las plantas y de los árboles y cuentan con propiedades terapéuticas como por ejemplo relajantes, revitalizantes, estimulantes, calmantes o antiinflamatorias.

Hay que destacar que la forma de obtención de los aceites esenciales es un proceso muy delicado y que no podemos extraer los olores de todas las plantas y árboles. Los aceites esenciales se extraen principalmente por destilación (calentamiento de la planta en agua en ebullición o a través de vapor) y, en menor medida, a través de la expresión de la corteza (en algunos cítricos) o la extracción con disolvente.

Vamos a conocer más diferencias a través de las características de ambas sustancias:

Los aceites esenciales

Los aceites esenciales se utilizan en dosis muy reducidas, ya que su potencial está muy concentrado. Por ejemplo, para obtener 100 mililitros de aceite esencial pueden llegar a ser necesarios unos 20 kilos de flores frescas. Por ello, se suelen comercializar en recipientes de una cantidad mínima para posteriormente mezclar con un aceite base en la proporción adecuada.

Los aceites esenciales más utilizados proceden de la manzanilla común, el árbol de té, el cardomano, el eucalipto, el enebro, el sándalo, el tomillo, la valeriana o el jengibre.

Las esencias aromáticas

Las esencias aromáticas creadas en laboratorio abarcan una amplia gama de olores: frutas del bosque, caramelo, vainilla, mango, melón…

Incluso palomitas, gominolas o chocolate. Cualquier olor se puede obtener mediante la síntesis o semi-síntesis.

Los aceites que cumplen también una función aromática a un precio mucho más bajo de producción y de comercialización que el de los esenciales.

Esencia aromática y aceite esencial: usos

Los aceites esenciales se suelen utilizar en baños de aromaterapia, en compresas y masajes, mediante inhalación o a través de ambientadores. En todos los casos están diluidos.

Las esencias aromáticas se utilizan para crear perfumes y para aromatizar productos como jabones o velas.

Pero para que entendamos bien la diferencia entre ambos: un jabón elaborado con esencia de lavanda no tendrá propiedades, mientras que, si se fabrica con el aceite esencial, sí.

Y, por supuesto, ambos se utilizan para aromatizar los hogares y negocios. Como empresa especializada, desde Ambiseint te ofrecemos difusores inteligentes para tu negocio, mediante nuestros productos patentados internacionalmente y  que mantienen la misma intensidad aromática durante todo el tiempo que están funcionando. ¡Consúltanos para conocer todas las ventajas de nuestro servicio basado en el marketing olfativo!

¡Suscríbete!

No te pierdas las últimas novedades de nuestro blog.

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí