Marketing sensorial: ¿Cómo incluirlo en tu negocio?

Marketing sensorial: ¿Cómo incluirlo en tu negocio?

El Marketing Sensorial se nutre de los cinco sentidos y apela a nuestras emociones. Sí, aquellas que más allá de la razón nos impulsan a tomar de decisión final de compra. Por eso, desde las grandes marcas de siempre hasta los pequeños negocios locales utilizan estas técnicas de mercadotecnia.

Ten en cuenta que, aunque no entre dentro de tu plan, los clientes están viendo, escuchando, tocando y oliendo cada vez que entran en tu negocio (a veces también probando). Así que mejor tomar las riendas de esas experiencias para crear una atmósfera destinada a hacer que nuestros consumidores quieran repetir su visita. 

¿Qué es el Marketing Sensorial?

El Marketing Sensorial es el proceso que utiliza los sentidos para despertar emociones y sentimientos en los consumidores con el objetivo de generar una experiencia, cambiar una percepción o llevar a comportamiento, muchas veces, la compra.

Esta experiencia puede penetrar de forma intensa a través de uno o varios sentidos y contribuye a que asociemos un sentimiento o una emoción a esa marca. Como veremos, el marketing sensorial (también llamado por algunos autores marketing experiencial) tiene mucho que ver con la memoria.

Marketing Sensorial del producto y en el punto de venta

En su libro ‘Las 4 S del Marketing Sensorial’, Pablo Mercado habla de dos tipos de Marketing Sensorial: el del producto y el del emplazamiento.

El del producto hace referencia a las propiedades organolépticas del producto y de su envoltorio o paquete, mientras que el Marketing Sensorial en el punto de venta busca conectar con las emociones y las experiencias del consumidor en una tienda, un restaurante, un centro de belleza o cualquier otra ubicación de negocio.

Más allá del producto, un cliente satisfecho con la experiencia de compra puede ser el mejor prescriptor de la marca. En la actualidad, las redes sociales pueden ser un multiplicador del efecto de una campaña de marketing experiencial, puesto que muchos consumidores mostrarán cómo ha sido esa buena experiencia (al igual que sucede con las malas).

Tipos de Marketing Sensorial y cómo incluirlos en tu negocio

¿Has pensado ya cómo utilizarlo en tu marca? Como la mayoría de los negocios es posible que ya te hayas ocupado de la vista (tu imagen, logotipo, decoración…) o el oído (lista de reproducción en tu local, canción asociada a la marca…). En el marketing tradicional estos son los dos que más se trabajan. Pero ¿qué ocurre con el resto?

1. Marketing olfativo (Olfato)

El Marketing Olfativo consigue múltiples beneficios estimulando el sentido más desarrollado y con mayor capacidad de recuerdo para el ser humano: su olfato. Estas técnicas se pueden utilizar tanto en el propio producto, como en el punto de venta. 

Incluso en muchas tiendas de ropa el olor del establecimiento impregna las prendas que has adquirido, por lo que la experiencia te acompaña hasta casa. Y cuando sacas esa camiseta del armario para estrenarla, recuerdas esa experiencia. Se trata de la poderosa memoria olfativa.

En la mercadotecnia se da mucha importancia a la vista y al oído, pero los estudios demuestran que el recuerdo de aromas y olores es mucho más intenso y duradero que las imágenes o los sonidos. Por lo tanto, establecer un odotipo como aroma de la marca puede ser tan importante como tener un logotipo.

¿Quieres conocer más sobre cómo aplicar el marketing olfativo en tu negocio? En Ambiseint somos marca líder en el ámbito de la aromatización profesional porque hacemos llegar esta sofisticada técnica a todo tipo de negocios, sin importar su tamaño y su facturación. Si quieres aromatizar tu local, no dudes en contactar con nosotros para que tu consultor más cercano se pueda acercar al emplazamiento y ofrecerte la mejor solución. Por supuesto, tú decidirás a qué va a olor tu negocio. Puedes consultar aquí la carta de aromas.

2. Marketing táctil (tacto)

¿Recuerdas la experiencia de abrir un paquete o una caja de bombones primorosamente envuelta? Aquí entre en juego el marketing táctil. Aunque va mucho más allá de los conocidos unboxing, sino que puede protagonizar una memorable experiencia sensorial jugando con la suavidad-aspereza, frío-calor, duro-blando… Aspectos como la textura influyen decisivamente en la compra de determinados productos.

3. Marketing gustativo (gusto)

Restaurantes, cantinas, bares, tiendas de alimentación y todos los negocios que sirven comida trabajan con la experiencia del sabor en su día a día. Esta experiencia suele ir de la mano con el olfato y no siempre está relacionada con la compra de un plato, sino también por ejemplo con una degustación gratuita en la tienda o con la posibilidad de servirse un buen café en la sala de espera.

4. Marketing auditivo (oído)

¿Recuerdas a qué suenan algunas de las marcas que conoces? El sonido ambiente de una tienda, la música corporativa o una buena elección de grupos en tu bar de rock favorito. Todo esto forma parte de este marketing sensorial. Además, ciertos productos tienen un sonido característico al que nos acostumbramos y que acaba formando parte de la identidad de la marca. 

5. Marketing visual (vista)

El marketing visual genera emociones a través de elementos visuales. En la página web, en una campaña de publicidad; pero también en el punto de venta, con elementos como los colores, la iluminación, la arquitectura o la decoración escogida.

Contacta con nosotros

Tipo de cliente:

Ver Política de privacidad

¡Suscríbete!

No te pierdas las últimas novedades de nuestro blog.